Wikimar Enciclopedia marina

Juan Sebastián Elcano

foto buque Juan Sebastian de Elcano

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

 

El buque escuela Juan Sebastián de Elcano es un bergantín-goleta de la Armada Española. Tiene cuatro mástiles con los nombres de Blanca, Almansa, Asturias y Nautilus, nombres de cuatro buques escuela que lo precedieron. Recibe el nombre por el explorador español Juan Sebastián Elcano, capitán de la expedición, tras la muerte de Fernando de Magallanes, que completó la primera vuelta al mundo en 1522. El barco lleva también el escudo de armas de Elcano, que fue otorgado a la familia por el emperador Carlos I tras la vuelta de Elcano de la expedición. El escudo de armas es un globo terráqueo con el lema latino «Primus Circumdedisti Me» («Fuiste el primero en circunnavegarme»).


 

A la púnica y mediterránea Cartagena arribó, en el tórrido julio de 2010, el buque escuela Juan Sebastián Elcano, como regalo sorprendente y merecido a la hermosa remodelación de la ciudad, del puerto y sus aledaños. Visitado por miles y miles de personas durante su estadía en puerto, pues es bien sabido, que no hay mayor goce para los sentidos que ver a este velero con sus velas al viento, quizás solo superada por sentirlo bajo tus pies. Así que subí a bordo, aunque lo hiciera con cincuenta años de retraso.

En el lejano 67, terminado el periodo de instrucción de lo que era el glorioso servicio militar obligatorio, que tanta cascarria desprendió de las veinteañeras carnes de incipientes nautas, pude elegir como destino, formar parte de su dotación de marinería. Lo anhelaba con devota pasión, pero los diáfanos sueños se rompen, a menudo, por la oscura realidad. Confesaré aquí que me llevó a la mar la visión en el NODO de este gran velero oceánico surcando las aguas con todo su velamen al viento amigo. Y llegado el momento tuve que desistir. Un agridulce licenciamiento anticipado por causa sobrevenida me llevaba a continuar mis interrumpidos estudios de puente en la Escuela Oficial de los mercantes de Barcelona. Recibí el Kilo (la libreta naval sellada con el final de la mili) el 13 de junio, festividad de San Antonio de Padua, que ese año cayó en martes, por lo que le era de Perogrullo aplicarle el refrán correspondiente.

Velas de libertad

Cuatro siglos después de su muerte, el vasco nostramo recibió el hermoso homenaje a su gesta de ser el primero en circunnavegar el mundo (dichoso el que pudo contemplar al galeón Victoria arrumbar a Sevilla, por las meridionales aguas del Guadalquivir aquel 1522), al cambiar en su honor el nombre del nuevo Minerva en construcción por el suyo, con el que fue botado el 5 de marzo de 1927. Este bergantín goleta de tan glorioso nombre, está en condiciones de cumplir sus cien años de vida, de superar los dos millones de millas náuticas navegadas y de llevar su derrota a las aguas más arcanas. Será bien recibido en cualquier puerto que recale, ya que mueve sus velas el traslúcido viento de la libertad. Su puerto base es el Arsenal de La Carraca, en San Fernando, Cádiz, y su cometido principal la formación en la mar de los Guardias Marinas, que compagina con su misión diplomática de embajador amable de esta España mía, de esta España nuestra, que pueden pisar los españoles emigrantes en los puertos donde recale. Su poderoso casco es de hierro y sustenta las cuatro zonas principales: alcázar, castillo, combés y toldilla, y arbola cuatro palos: Blanca, Almansa, Asturias y Nautilus, que son los nombres de los buques escuelas que le precedieron. Luce con orgullo el escudo de armas de Juan Sebastián Elcano, otorgado por el emperador Carlos V, que es un globo terráqueo con el lema latino: Primus circumdedisti me (Fuiste el primero en circunnavegarme).

Inscripción a newsletter

He leído y acepto la política de privacidad

 
Enviar