Wikimar Enciclopedia marina

Corbetas Atrevida y Descubierta

Corbetas Atrevida y Descubierta

Guardar

Guardar

Guardar

Las corbetas Atrevida y Descubierta se construyeron para participar en la expedición de Alejandro Malaspina entre 1789 y 1794 . Fueron construidas simultáneamente en el Arsenal de la Carraca en 1789 por el ingeniero comandante del arsenal Tómas Muñoz. Los dos buques tenían una eslora de 33,3 m, con una manga de 8,7 m y un calado de 4,3 m. Disponían de portas para 22 cañones de a 8 lb y otros 4 cañones en el puente. Para la expedición científica, su artillería fue reducida a 16 cañones de a 6 lb por razones de peso y comodidad.​
Incorporaban un pararrayos de última generación, consistente en una pieza metálica troncocónica de un metro de longitud, desde la que descendía una cadena de espesor variable hasta el agua. Ambos buques realizaron sus pruebas de mar el 5 de julio de 1789, con Malaespina y Antonio de Ulloa a bordo de la Descubierta.


 

En 1789, Alejandro Malaspina y José Bustamante zarpaban desde Cádiz a bordo de la Atrevida y la Descubierta, para embarcarse en una de las mayores y más prolíficas aventuras científicas de nuestra historia. Reinaba, por aquel entonces, el Rey Carlos III, que gobernaba uno de los imperios más extensos de la historia de la humanidad, con una población muy diversa con diferentes necesidades y en distintas partes del mundo.
Se planteaba entonces uno de los principales problemas de tan vasto imperio: ¿cómo gobernarlo sin conocerlo? Poco se sabía entonces de la situación real de las tierras al otro lado del Atlántico, por lo que la Corona planificó a la perfección esta expedición que se encargaría de explorar los nuevos territorios, recoger plantas y minerales de distintas zonas, estudiar los idiomas que hablaban y las costumbres y tradiciones de los distintos pueblos, así como elaborar mapas de los terrenos y cartas marítimas donde se recopilasen informaciones relevantes para poder defender y mantener las colonias americanas de ultramar.
Con esa frase se dio a conocer esta expedición sin precedentes en España, dejando claros sus objetivos científicos y políticos, y que estuvo financiada por la Corona española. La expedición Malaspina exploró durante cinco años los distintos territorios del imperio español, que se extendía desde la Patagonia hasta Alaska y las Filipinas, pasando por Vavao, Nueva Zelanda y Australia.
Durante los preparativos del viaje, Malaspina se encargaba de los detalles y necesidades para preparar la expedición y conseguir todo el material científico necesario para hacer los estudios que se proponía en su travesía. Por su parte, Bustamante se ocupaba de los víveres o el enrolamiento y escoger a la mejor tripulación para un viaje que les llevaría a surcar los mares de medio mundo.
Sin embargo, no solo había marineros en los navíos de la expedición, también fueron necesarios pintores y científicos de distintas disciplinas para tomar multitud de anotaciones, crear dibujos donde se reflejaban los mapas de los diferentes territorios por los que pasaban, realizar mediciones y dejarlo todo registrado para su uso estratégico al volver a España.
Durante esos cinco años, Malaspina vive incontables contratiempos y aventuras que empezaban en las islas Canarias, pero que continuaron por Brasil, Argentina, América del
norte o Australia. Entre ellos, el problema de conservación que suponían las islas Malvinas dada su situación estratégica o la zona de Panamá, donde Alejandro Malaspina vio la posibilidad de crear un canal que uniera el Pacífico y el Atlántico, para ahorrar tiempo de navegación a los navíos que querían atravesar América.
Además de recopilar información estratégica para la Corona sobre cada lugar, los miembros de la Expedición Malaspina realizaron catálogos de minerales y de flora, levantaron mapas e hicieron numerosas investigaciones científicas. Pero, además de las cuestiones relacionadas con la geografía y la historia natural, en cada escala, los miembros de la expedición contactaban con las autoridades locales de la zona para conocer de primera mano la política, la cultura y las tradiciones y costumbres de cada destino.
El 21 de septiembre de 1794, la expedición regresaba a España. Tras su regreso, Alejandro Malaspina presentó el informe “Viaje político-científico alrededor del mundo”, donde se incluía un informe político con observaciones sobre las instituciones coloniales españolas.
Además, el proyecto de Malaspina contemplaba la realización estudios cartográficos, militares, políticos, comerciales, geográficos, sanitarios, astronómicos, alimentarios y botánicos.
La expedición de Malaspina, está considerada una de las más ambiciosas en términos científicos, ya que se estudiaron y analizaron distintos aspectos de la geología, zoología y botánica de los distintos lugares por los que pasaba la expedición de Malaspina. Como resultado de esos cinco años de trabajo, se descubrieron un total de 357 especies de aves, 124 de peces, 36 cuadrúpedos y 21 anfibios desconocidos hasta la fecha.

ENLACES DE INTERÉS:

Título: Viaje politico científico alrededor del mundo por las corbetas …
http://bdh.bne.es/…/Viaje%20politico%20científico%20alrededor%20del%20mundo%20por…

Biblioteca Virtual de Defensa > Viajes de las corbetas “Descubierta” y …
http://bibliotecavirtualdefensa.es/BVMDefensa/i18n/consulta/registro.cmd?id=13502

comandantes y oficiales de las corbetas Descubierta y Atrevida
http://sisbib.unmsm.edu.pe/Exposiciones/FundLima/mapas/Plano%2018.htm

 

Inscripción a newsletter

He leído y acepto la política de privacidad

 
Enviar